24 May

Luces y sombras en la atención a las personas en situación de dependencia.

Angel Sanz Cintora. Sociólogo.

Espacio de Información, Promoción y Defensa de los Derechos sociales.

 

 

La atención a las personas en situación de dependencia en Aragón está teniendo un desarrollo lento. En la anterior legislatura se produjo un abandono casi completo de los dependientes. En junio de 2015 se inició una nueva etapa política que abrió una puerta a la esperanza. Empezaron a resolverse casos positivamente y la gente venía con buenas noticias al Espacio de Información, Promoción y Defensa de los Derechos Sociales. Incluso han aceptado alguno de nuestros recursos de alzada contra la reclamación de algo más de 300 euros por “cobro indebido”. Ahora el IASS reconoce, tal como hemos defendido desde el Espacio,  que no se pueden aplicar de forma retroactiva normas restrictivas de los derechos de los ciudadanos. Al fin, la Administración entra en razón y reconoce uno de sus muchos errores con las personas dependientes que sufren pacientemente el incumplimiento de la Ley.

Buena noticia es también que se hayan empezado a ofrecer los servicios previstos en la Ley  de Promoción de la Autonomía personal y Atención a las personas en situación de dependencia, Casi nueve años después de entrar en vigor esta Ley, con este nuevo gobierno, aparecen tímidamente en las estadísticas del IMSERSO los primeros dependientes disfrutando de Teleasistencia o Ayuda a Domicilio y Promoción y Prevención. 416 dependiente en marzo de 2016. Suponen únicamente un 2,26% del total de prestaciones y servicios en Aragón. Una gota de agua en el océano de los dependientes que reciben alguna prestación, que son únicamente el 55,7% de los aragoneses dependientes.

Porque las malas noticias continúan. La lista de espera permanece estancada en algo más de 14.000 dependientes, con altibajos como el que se produjo en febrero. Quiere decir que continuamos teniendo graves problemas. ¿Febrero es sólo un bache o un síntoma de las rémoras organizativas y de gestión que sufre el IASS? Veamos.

La lista de espera se reduce tan lentamente que más bien denota un claro estancamiento. De julio a diciembre se reducía en 84 personas al mes, pero de diciembre a marzo sólo en 22,6 al mes: a este ritmo, 733 al año. Harían falta casi 20 años para hacer desaparecer esta lista siempre que el ritmo de incorporaciones no se acelerara. En febrero aumentó la lista de espera de manera sorpresiva y sorprendente: 194 dependientes más que no compensan la reducción de marzo en 105. ¿Los buenos datos hasta diciembre eran un espejismo? Si se han tomado medidas para mejorar la gestión del sistema, estos frenazos, retrocesos más bien, ponen en duda la mejora de la gestión y en riesgo la paciencia de las personas dependientes y sus familias. ¿Tendrá razón el Justicia cuando afirma en su informe de este año que en períodos electorales mejora la gestión de los servicios públicos?

Tanto las personas con derecho como los beneficiarios han aumentado ligerísimamente y siempre algo más de julio a diciembre que en este primer trimestre de 2016 con registros positivos únicamente de 0.8 y 1,5 respectivamente.

Hay un dato indudablemente positivo en la gestión de la dependencia, el incremento de servicios, aunque con limitaciones. Se aprecia la incorporación de los servios de Prevención, Teleasitencia y Ayuda a domicilio, como se ha señalado. Pero hay un cierto estancamiento en la PEVS. Así que los servicios crecen un significativo 10%, pero sólo un 6,3% si se le suman las PEVS. Por el contrario, la PECEF, la dominante hasta ahora, que aumentó considerablemente hasta diciembre, (10%) se reduce en 235 prestaciones de diciembre a marzo, – 2,5%. Al ser la prestación mayoritaria, eso hace que en el computo total de prestaciones el aumento logrado sólo haya sido un magro 2%. Muy raquítico para atender adecuadamente a los dependientes que esperan su turno y que todavía son el 44,8% de las personas con derecho. Aumentan los servicios, cierto, disminuyen las PECF… Uno con otro, esto no marcha.

Tampoco marcha el ingreso de nuevos dependientes y la gestión de sus expedientes.

El número de solicitudes está prácticamente estancado. En diciembre había 226 solicitudes más que en julio del 15 (45 solicitudes más cada mes) Pero de diciembre a marzo hay 49 solicitudes menos (16 menos al mes) Sólo la leve recuperación de marzo ha permitido maquillar las pérdidas. Tampoco aumenta mucho más en España. Pero todos los meses Aragón está en torno a 0,18 puntos por debajo de España en porcentaje de solicitudes sobre la población total. En España las solicitudes suponen el 3,46% de la población y en Aragón el 3,27 cuando Aragón es una de las CCAA más envejecidas. El 31 de marzo hay 8 CCAA que tienen un mayor porcentaje de solicitudes, entre ellas Andalucía (4,48,) Comunidad no especialmente envejecida, y Castilla León (4,66), con una tasa de envejecimiento más parecida a la nuestra. Según las últimas estadísticas publicadas de Aragón (IAEST, 2015), el porcentaje de población mayor de 65 años en Aragón es de 20,8% y en España 18,1, 2,7 puntos más en Aragón. Y el índice de sobreenvejecimiento (personas mayores de 85 años en relación con la población mayor de 65, población en mayor situación de riesgo de padecer situaciones de dependencia), es en España de 14,8% y en Aragón 17,6, 2,8 puntos mayor que en España.

Por qué no aumentan las solicitudes. O las “nuevas” generaciones de mayores envejecen mejor (que podría ser, pero no en semejante proporción) o sus familias se hacen cargo sin reclamar sus derechos porque con la crisis nadie se puede permitir disfrutar de sus derechos y menos si cuestan dinero, como suele ser el caso con el copago, repago en realidad. O es que los ciudadanos desconfían en tal grado de la política incapaz de respetar los derechos de la gente que ya ni se molestan en ir a la ventanilla….

Los dictámenes también están igual, no aumentan. Desde julio están en torno a 39.000. También en este caso, los registros de Aragón están por debajo de los de España. Allí se dictaminan cada mes cerca del 94% de las solicitudes, aquí sólo llega a 91% en el mejor de los meses. Hay menos porcentaje de población que solicita las prestaciones de las dependencia y menor porcentaje de dictámenes. Tenemos una máquina lenta a la hora de acreditar la situación de la dependencia de los pocos ciudadanos que lo solicitan. Incluso cabe subrayar que desde enero a marzo se observan peores registros que de julio a diciembre. Evidentemente, con unas pocas luces y muchas sombras, esto no marcha.

En esta situación, una nueva señal de alarma. Según publica la prensa el 16 de abril de 2016, el acuerdo en las Cortes para financiar las Comarcas supone una reducción de “casi un tercio … de los fondos disponibles para la dependencia y las ayudas urgentes”. La explicación dada por el Gobierno de Aragón, por el Departamento de Hacienda más concretamente, es que “no haría falta tanto dinero como el presupuestado … si se tiene en cuenta el gastado del primer trimestre y la proyección para el resto del año”. Por eso el Ejecutivo dice que “hay margen”. Hay dinero, pero lo gastaremos en otra cosa porque no hace falta tanto en atención a la dependencia. Hay lista de espera de personas dependientes con derecho, pero pueden esperar. Hay pocas atenciones en servicios, pero no son necesarios. Se reduce el número de prestaciones económicas para atender a los dependientes en casa, pero las familias aguantan bien sin esas “ayudicas”. Son sus derechos pero se pueden morir sin disfrutarlos. Hay dinero de sobra pero la gestión no marcha. El atasco no se resuelve y la espera se puede hacer insoportable.

Pero los ciudadanos no se resignan. No nos resignamos. Desde el Espacio de Promoción, Información y Defensa de los Derechos sociales continuamos luchando, reclamando, presionando para que las Administraciones públicas cumplan con sus obligaciones y garanticen los derechos que tenemos. Puede que haya buena voluntad y ganas de resolver los problemas. Pero hace falta más. No sólo buena voluntad, sino voluntad política efectiva que se convierta en hechos, en hechos concretos ya. Las buenas noticias nos dan cierta esperanza y aún podemos confiar, pero cuando están trucadas de tanta sombra, la confianza puede perderse si aumentan las dudas y los retrocesos en la gestión de nuestros derechos. Por eso salimos a la calle. Por eso estaremos siempre vigilantes y presionando.

Angel Sanz Cintora

Espacio de Información, Promoción y Defensa de los Derechos sociales.

Mayo, 2016

 

Evolución de los indicadores estadísticos de la Atención a la Dependencia en Aragón.

Julio 2015 Diciembre 2015 Variación

Julio-Dici

Enero 2016 Febrero

2016

Marzo

2016

Variación

Dic-marz

Solicitudes 42.915 43.141 226 43.005 42.918 43.092 – 49
  100 100,5 100,5 100,2 100,0 100,4 99,9
Dictámenes 38.507 39.011 504 38.700 38.980 39.102 91
  100 101,3 101,3 100,5 101,2 101,5 100,2
Personas con derec 31.549 32.130 581 31.901 31.987 32.159 29
  100 101,8 101,8 101,1 101,4 101,9 100,1
Beneficiarias 16.826 17.828 1.002 17.756 17.648 17.925 97
  100 105,9 105,9 105,5 104,9 106,5 100,5
Lista espera 14.723 14.302 – 421 14.145 14.339 14.234 – 68
  100 97,14 97,1 96,1 97,4 96,7 99,5
Servicios 4.557 4.707 150 4.725 4.814 5.182 475
  100 103,3 103,3 103,7 105,6 113,7 110,1
PEVS 3.619 3.675 56 3.679 3.618 3.729 54
  100 101,5 101,5 101,6 99,9 103,0 101,4
Servicios + PEVS 8.176 8.382 206 8.404 8.432 8.911 529
  100 102,5   102,9 103,1 109,0 106,3
PECEF 8.712 9.601 889 9.517 9.358 9.366 – 235
  100 110,2   109,2 107,4 107,5 97,5
Total prestaciones 16.888 17.983 1.095 17.921 17.790 18.277 294
  100 106,5   106,1 105,3 108,2 101,6

Fuente: Estadísticas mensuales del IMSERSO y elaboración propia.

Nota: desde julio 2015 a diciembre 2015, la lista de espera se reduce 84,2/mes; al año supone 1.010/año. Harían falta 14 años para acabar con la lista de espera. De diciembre 2015 a marzo 2016, 61 al mes, – 733 al año: casi 20 años para terminar con la lista de espera.